×
Share
Entrevista 29.04.2021

“Si no deja huella comunitaria, no tendrá sentido”

Entrevista con los comitentes de la concomitancia, Legado Cuidado, la Asociación de Amigas/os del Parque del Pasatiempo y Asociación Roxin Roxal.



Salta a versión en gallego

La concomitancia ubicada en la villa gallega de Betanzos (A Coruña), trabaja de la mano del mediador, Fran Quiroga, y de sus comitentes, Asociación de Amigas/os del Parque del Pasatiempo y Asociación Roxin Roxal, para cuidar de algo tan intangible y clave para una comunidad como es su patrimonio. En esta entrevista destapan el amor por su entorno, el compromiso con el proyecto y un camino largo que queda por recorrer, en el que buscarán continuar reunidos en torno al compromiso de cuidar la obra de arte.

¿A qué os dedicáis y cuál es vuestro vínculo con Betanzos?

ÁNGEL ARCAY: Soy betanceiro, estoy viviendo en Betanzos otra vez después de doce años en Santiago de Compostela, siempre viví en Galicia o Portugal. Trabajo de muchas cosas en esta vida precaria, actualmente soy técnico de turismo del Ayuntamiento de Vimianzo en la Costa da Morte, monté hace poco con un compañero un servicio de visitas guiadas aquí en Betanzos y me gustaría orientarme al mundo de los archivos, que es para lo que estudié y en lo que he trabajado casi siempre.

ALICIA PARDO Y MIGUEL CARNOTA: Vivimos en la comarca das Mariñas, cerca de Betanzos, en Paderne y fue por casualidad. Estábamos buscando una casa en una aldea y salió esa oportunidad. No somos nativos de allí, pero nos gustó la zona. Somos maestros y trabajábamos en la zona. Yo (Alicia) en Bergondo y yo (Miguel) en Pontedeume. 

"Es una vida casi de aldea, nos conocemos todos, lo que tiene su parte buena y su parte mala. En el tema del patrimonio yo empecé con el tema del Pasatiempo un poco de rebote, con la asociación ya llevamos trabajando tres años, hay gente que está a favor de lo que haces y otros en contra, así es que juegas un poco con tu reputación"
Ángel Arcay, comitente de Legado Cuidado e integrante de Asociación de Amigas/os Parque del Pasatiempo

Betanzos tiene alrededor de 12.000 habitantes, un casco histórico espectacular y es capital de comarca, ¿cómo es el día a día allí?

MC: Pues como en cualquier villa, supongo. Los betanceiros se quejan de las mismas cuestiones que los de otras villas parecidas, que si te conoce todo el mundo... Es un sitio cómodo, con servicios, agradable; pero con un estado de conservación del patrimonio muy deficitario, no solo el parque sino el propio casco histórico y es una pena porque es una ciudad preciosa.  

AP: Tiene una buena situación geográfica y paisajística, la ría, por ejemplo. Aunque es lamentable la mala conexión por ferrocarril con la ciudad de A Coruña o Ferrol. Es una villa preciosa, pero el casco histórico está decrépito.

¿Qué representa para vosotros el Parque del Pasatiempo?

A: Quizás yo no tengo ese tema romántico que sí que tienen muchos, de recuerdos de joven, sí que me acuerdo de haber ido un par de veces en los años 90 cuando se restauró. Luego se convirtió en un sitio más de Betanzos, quizás por las cuevas que tiene aprovechamos para ir con los amigos a hacer un poco el trasto. De hecho el tema de la asociación surge por un chico que es de Coruña, que se pasa durante cuatro años recopilando información del parque en un blog. Me enganchó mucho que el parque prácticamente no se conocía y, a raíz de eso, se reúne un grupo de gente que empieza a hacer el proyecto más interesante.

¿Tanto la Asociación del Parque del Pasatiempo y la Asociación Roxin Roxal trabajáis por el patrimonio, no? 

A: Desde la Asociación del Pasatiempo nos hemos centrado en llegar, sobre todo, a la gente más joven. Hemos hecho campañas en redes sociales destinadas a que la gente de Betanzos identificase y comprendiese este lugar, pasándonos alguna vez de la raya pero con el objetivo de llamar la atención.

"Roxin Roxal es una asociación que nace en 2005 para poner en valor el patrimonio material e inmaterial de la comarca, para autorganizarnos en la defensa de la cultura y la lengua gallega. Queríamos que la ciudadanía se implicase en la vivencia del patrimonio, que lo disfrutemos, lo valoricemos" 
Alicia Pardo y Miguel Carnota, comitentes de Legado Cuidado e integrantes de la Asociación Roxin Roxal

¿Con qué objetivo nace vuestra asociación y cuáles son los principales hitos que han marcado su recorrido?

A: Lo que activa todo fue un derrumbe que hubo en el Pasatiempo, que despierta una concienciación social porque el ayuntamiento lo mantuvo en secreto varios días y hubo bastante rebote en la prensa. Luego se organiza en la librería del pueblo un encuentro, que fue un poco tenso. Ese mismo día, decidimos solicitar el BIC, la asociación nace un par de meses después para buscar que se restaurase y hacer una difusión activa para que la gente empezara a respetarlo. El parque se puede ver desde muchos puntos de vista más educacional y de historia; del arte o de arquitectura, así es que organizamos también grupos de trabajo en los que cada uno trataba de explicar el parque desde su visión. 

MC: El principal hito es el trabajo diario, la continuidad y las rutas que hacemos, que tienen mucho éxito. 

AP: Es todo el año, es un continuo muy inmenso. Es un trabajo muy global, buscamos que cada ruta contenga todas los aspectos, conocer la vida, del pasado y presente, un enfoque vital y global del patrimonio, no solo el recurso sino también conocer cómo lo viven los vecinos de la zona. Es lo que nos diferencia. En las rutas participan de media sobre 100 personas, ahora con esta situación todo es más complejo. 

¿Habéis hecho actividades públicas con la comunidad?

A: Hubo momentos muy chulos, como el de la romería indiana que tuvo más éxito del que esperábamos y, desde el 125 aniversario del parque, hacemos visitas guiadas con grupos. Solicitamos el BIC en marzo de 2017 y, en octubre de 2018, hay un segundo derrumbe por el que se cierra el parque y ahí se nos corta el flujo de actividades, en un momento en el que estábamos llegando a muchísima gente. Con la pandemia nos vemos obligados a replegarnos y quedarnos en casa, así es que hemos invertido el tiempo en organizar toda la información que teníamos y sacar un libro con la historia del parque. Ya en febrero de 2020 conseguimos el BIC.

AP y MC: Somos una asociación socio educativa y formamos parte de redes, como la Rede do Rural, Vía Galega, Fundación Galiza Cultura y la Rede polo Patrimonio Cultural y Plataforma como Salvemos O Iribio, ante la ofensiva de los parques eólicos, de hecho organizamos una mesa redonda sobre este abuso, aquí podéis ver el vídeo de la jornada. Y entre hitos, además del viaje a Irlanda o el desarrollo del potente archivo web, está el impulso de la producción audiovisual, a través de los podcasts. De hecho Fran, tu inauguraste el local de grabación. 

FRAN QUIROGA: Mucho me gusta la radio. 

¿Cómo se os presenta la oportunidad de formar parte de Concomitentes?

A: A Fran, nuestro mediador, lo conocía de otras cosas y recuerdo el día en el que me llamó para plantearme el tema. Sé que el proyecto ha funcionado a nivel internacional, pero siempre fui un poco pesimista con su aplicación en Betanzos. De hecho, a día de hoy, pienso igual, aunque estoy más esperanzado. Existe poco apoyo institucional, dependemos del ayuntamiento, porque el parque es municipal. Estamos dando pasos, pero es muy complicado. Es un trabajo que le puede dar un valor añadido a todo lo que llevamos hecho estos años, si se explica bien, podemos conseguir buena repercusión. Como en la primera actividad que  hicimos con Concomitentes en la que vino gente del MUSAC y personas que hablaron de otros proyectos relacionados. Si se hace la mitad de lo que se dijo en esa jornada, yo ya estaría contento.

AP y MC: A partir de un chico que se llama Panchi, a veces Fran.

"Hay muchas formas de acercarse al Pasatiempo, por lo que la forma de aproximarse es también totalmente diferente. Hay gente que lo visita como un aula al aire libre, como recurso patrimonial, pero es una forma de poder unir el discurso que nos dejaron los hermanos García Naveira, que emigraron, hicieron fortuna y decidieron hacer todas estas obras en Betanzos, aparte del parque. Entender el Pasatiempo te permite también comprender lo que hicieron en Betanzos, lo que también nos vincula con el resto de la Europa de la época. El Pasatiempo es un recurso patrimonial, más cosmopolita que nos permite acceder a otro público, un tipo de patrimonio distinto que se desmarca de lo tradicional y único en el mundo. Es algo que nos hace únicos, por eso creo que la gente cada vez más está empezando a valorarlo, al menos la joven, no así el ayuntamiento o los cargos públicos"
Ángel Arcay, comitente de Legado Cuidado

¿Qué es para vosotros el concepto de patrimonio y legado?

AP y MC: El patrimonio es lo que nos transmiten las generaciones pasadas en múltiples aspectos. Tenemos una responsabilidad, queremos conocer y reconocer valores del pasado con un compromiso de transmitirlo. Pero cada vez es más difícil, somos un país que sufrió la colonización y el estrago de su pasado, de sus orígenes y de sus raíces y queda muy poco en condiciones mínimamente adecuadas. Vivimos esto con cierto apremio, no podemos demorarnos en salvar lo poco que queda. Somos una generación desconectada y deseducada. Supone un doble reto: salvarlo y transmitirlo.

¿Cómo puede el arte ayudaros a cuidar y haceros responsables de esas raíces?

A: El arte puede ser lo que una todo el patrimonio de Betanzos con el Pasatiempo. El parque original eran 90.000 metros cuadrados y hoy sólo queda una séptima parte de lo que fue. Una de las acciones que se está planteando es, en la parte ya desaparecida, hacer algo que no tuviera nada que ver con el Pasatiempo original pero que llevarla a la gente a pensar por qué eso está ahí. El arte funcionaría como una puerta al pasado o a lo que nos queda debajo de los pies y ya no podemos ver.

"Que se puede hacer cosas, independientemente de la obra artística que se haga, ya solo por el vínculo que se crea entre personas. De ahí que el proceso sea clave, porque el arte puede colaborar en tejer redes, poner en práctica la colaboración"
Alicia Pardo y Miguel Carnota, comitentes de Legado Cuidado

Este proyecto aúna a una gran parte de vuestra comunidad de vecinos, ¿cómo ha sido este proceso de intercambio colectivo? ¿Qué principales conclusiones extraeríais?

A: La pandemia hizo más complejo todo, e hizo que la gente se desvinculara. Las veces que hemos hecho actividades, como el Vino del País o el Paseo Dialogado, funcionaron muy bien; pero en un sitio tan pequeño cuesta mantener a la gente involucrada. Para conseguir lo que se pretende en la parte baja del parque falta mucha más movilización, explicar más lo que se quiere hacer. Aunque salga en prensa, la gente no llega a entender qué es esto de hacer una obra de arte. Con esta labor de concienciación se trata de que no se vea la obra como un “anexo pegado”, sino como una parte más del legado de los García Naveira, en este caso, transmitido por los propios vecinos.

AP y MC: El proyecto dio la oportunidad de conocer a gente como la Asociación de Amigas/os del Parque del Pasatiempo o al grupo de música tradicional Pesquedellas. De hecho, gracias al proyecto, se conocieron personas con las que estamos impulsando un nodo de la Rede do Rural en Betanzos. Hacen falta más lugares de encuentro, no puede ser que no nos conociéramos antes. Tenemos que estar más unidas.

Una vez culminado el proyecto, ¿qué os gustaría que quedara? ¿Cómo veis la responsabilidad de cuidado de la obra?

A: De la obra que se ha hablado es de hacer una intervención a las afueras del Pasatiempo, eso va a requerir un cuidado futuro que dependerá de nosotros y de las administraciones, y no podemos poner la mano en el fuego por esa gente. Me gustaría que se recordara cómo se vivió todo el proceso de forma conjunta, pero sobre todo conseguir que gente que, aunque no haya participado en todo el proceso, baje hasta el Pasatiempo y sepa que esa obra es un trabajo en comunidad y que forma parte del parque. También vamos a tener que explicar por qué estamos favoreciendo que se gaste dinero en hacer una obra de arte contemporáneo, cuando el parque está en ruinas y no se abre a la gente.

AP y MC: Que sea una obra perpetua y que la forma de gestionarla, el espíritu de gestión colectivo perdure. Muchas veces es más importante el mantenimiento de lo que haces que la obra en sí. Habrá que darle vida a la obra y que nos permita seguir estando vinculados, que el mantenimiento pueda seguir manteniendo el vínculo entre las personas. De hecho, para mi (AP) sería el sentido profundo del proyecto, si fue algo puntual y no deja huella humana, social o comunitaria no tendría sentido. Que los vecinos sientan un vínculo con la obra y de ahí vendrá el compromiso de cuidarla y la exigencia de mantenimiento, si una administración se hace cargo finalmente de la obra resultante.

A la derecha, el comitente de Legado Cuidado, Ángel Arcay.
Versión en gallego

"Se non deixa pegada na comunidade, non tería sentido"

A concomitancia situada en Betanzos, traballa da man do mediador, Fran Quiroga, e os seus comitentes, a Asociación de Amigos do Parque do Pasatiempo e a Asociación Roxin Roxal, no coidado dalgo tan intanxible. e clave para unha comunidade como é o seu patrimonio. Nesta entrevista descubren o seu amor polo seu entorno, o seu compromiso co proxecto e un longo camiño por percorrer, no que buscarán continuar xuntos en torno ao compromiso de coidar a obra de arte resultante do poroceso.

A que vos adicades e cal é o voso vencello con Betanzos?

ÁNGEL ARCAY: Son betanceiro, estou vivindo de novo en Betanzos despois de doce anos en Santiago de Compostela, sempre vivín en Galicia ou Portugal. Traballo en moitas cousas nesta precaria vida, na actualidade son técnico de turismo do Concello de Vimianzo na Costa da Morte, recentemente montei un servizo de visitas guiadas cun compañeiro aquí en Betanzos e gustaríame orientarme ao mundo dos arquivos, que é para o que estudei e no que traballei case sempre.

ALICIA PARDO e MIGUEL CARNOTA: Vivimos na comarca de Mariñas, preto de Betanzos, en Paderne e foi por casualidade. Buscabamos unha casa nunha aldea e xurdiu esa oportunidade. Non somos nativos de alí, pero gustounos a zona. Somos profesores e traballamos na zona. Eu (Alicia) en Bergondo e eu (Miguel) en Pontedeume.

Betanzos ten arredor de 12.000 habitantes, un casco histórico espectacular e é a capital da comarca ¿Como é o día a día alí?

A: É case unha vida de aldea, coñecémonos todos, o que ten a súa parte boa e a súa parte mala. No tema do patrimonio comecei co tema Pasatempo un pouco de rebote, coa asociación xa levamos traballando tres anos, hai xente que está a favor do que fas e outros en contra, así é que xogas un pouco coa túa reputación.

MC: Ben, como en calquera vila, supoño. Os betanceiros quéixanse dos mesmos problemas que noutras vilas parecidas, que se todos te coñecen... É un lugar cómodo, con servizos, agradable; pero cun estado de conservación do patrimonio moi deficiente, non só o parque senón o propio centro histórico e é unha mágoa porque é unha cidade fermosa.

AP: Ten unha boa situación xeográfica e paisaxística, a ría, por exemplo. Aínda que a mala conexión por ferrocarril coa cidade da Coruña ou Ferrol é lamentable. É unha cidade fermosa, pero a zona vella está decrépita.

Que representa para ti o Parque do Pasatempo?

A: Quizais non teña ese tema romántico que moitos teñen, de recordos novos, lembro ir un par de veces na década dos 90 cando foi restaurado. Máis tarde converteuse nun lugar máis en Betanzos, quizais polas covas que ten, aproveitámolo para ir cos amigos a facer o traste. De feito, o tema da asociación xorde dun rapaz que é de Coruña, que leva catro anos recollendo información sobre o parque nun blog. Enganchoume moito que o parque fora tan descoñecido, a raiz diso, reuniuse un grupo de xente que comezou a facer o proxecto máis interesante.

Tanto a Asociación Parque do Pasatiempo como a Asociación Roxin Roxal traballan polo patrimonio, non?

A: Dende a asociación centrámonos en chegar, sobre todo, a xente máis nova. Levamos a cabo campañas nas redes sociais pensadas para que os betanceiros identifiquen e comprendan este lugar, ás veces cruzamos un pouco a liña pero o obxectivo era chamar a atención.

AP e MC: Roxin Roxal é unha asociación que naceu no 2005 para poñer en valor o patrimonio material e inmaterial das Mariñas, para autoorganizarnos na defensa da cultura e da lingua galega. Queriamos que a cidadanía se involucrase na experimentación do patrimonio, que o disfruten, que o valoren.

Con que obxectivo naceu a túa asociación e cales son os principais fitos que marcaron a súa andaina?

A: O que desencadeou todo foi un colapso ocorrido no Pasatempo, que esperta conciencia social porque o concello o mantivo en segredo durante varios días e houbo moito rebote na prensa. Despois organízase un encontro na libraría da cidade, algo tenso. Ese mesmo día decidimos solicitar o BIC, a asociación naceu un par de meses despois para procurar a restauración e facer unha difusión activa para que a xente comece a respectalo. O parque pódese ver desde moitos máis puntos de vista educativos e históricos; arte ou arquitectura, polo que tamén organizamos grupos de traballo nos que cada un intentou explicar o parque dende o súa ollada.

MC: O principal fito é o traballo cotía, a continuidade e os roteiros que facemos, que teñen moito éxito.

AP: É todo o ano, é un continuo moi inmenso. É unha traballo moi global, buscamos que cada ruta conteña todos os aspectos, coñecer a vida, o pasado e o presente, un achegamento vital e global ao patrimonio, non só ao recurso senón tamén saber como o viven os veciños da zona. É o que nos diferencia. Nos roteiros participan unha media de máis de 100 persoas, mais agora con esta situación todo é máis complexo.

Fixéstedes actividades públicas coa comunidade?

A: Houbo momentos moi chulos, como a Romería Indiana que tivo máis éxito do que esperabamos e, dende o 125 aniversario do parque, estivemos facendo visitas guiadas con grupos. Solicitamos o BIC en marzo de 2017 e, en outubro de 2018, produciuse un segundo derrubamento polo que se pechou o parque e se cortou o fluxo de actividades, nun momento no que chegabamos a moita xente. Coa pandemia vémonos obrigados a retirarnos e quedarnos na casa, polo que dedicamos o tempo a organizar toda a información que tiñamos e a sacar un libro coa historia do parque. Xa en febreiro de 2020 conseguimos o BIC.

AP e MC: Somos unha asociación socioeducativa e formamos parte de redes, como a Rede do Rural, Vía Galega, a Fundación Galiza Cultura, a Rede polo Patrimonio Cultural ou plataformas como Salvemos O Iribio, ante a ofensiva da enerxía aólica, de feito organizamos unha mesa redonda sobre este abuso, aquí podes ver o vídeo do xornada. E entre os fitos, ademais da viaxe a Irlanda ou o desenvolvemento do potente arquivo web, está a promoción da produción audiovisual, a través de podcasts. De feito, Fran, abriu a sala de gravación.

FRAN QUIROGA: Moito gosto da radio!

Como se presentou a oportunidade de formar parte de Concomitentes?

A: Coñecía a Fran, o noso mediador, por outras cousas e lembro o día que me chamou para comentarme a cuestión. Sei que o proxecto funcionou a nivel internacional, pero sempre fun un pouco pesimista sobre a súa aplicación en Betanzos. De feito, ata o día de hoxe, penso o mesmo, aínda que estou máis esperanzado. Hai pouco apoio institucional, dependemos do concello, porque o parque é municipal. Estamos dando pasos, pero é moi complicado. É un traballo que pode dar un valor engadido a todo o que fixemos estes anos, se se explica ben, podemos ter un bo impacto. Como na primeira actividade que fixemos con Concomitentes na que viñeron persoas do MUSAC e persoas que falaron doutros proxectos relacionados. Se se fai a metade do que se dixo nese día, xa estaría feliz.

AP e MC: A partir dun rapaz chamado Panchi, ás veces Fran.

Que é para vos o concepto de patrimonio e legado?

A: Hai moitas formas de abordar o Pasatempo, polo que o enfoque tamén é totalmente diferente. Hai xente que o visita como aula ao aire libre, como recurso patrimonial, pero é un xeito de poder unir o discurso que nos deixaron os irmáns García Naveira, que emigraron, fixeron fortuna e decidiron facer todo isto  en Betanzos, ademais do parque. Comprender o Pasatempo tamén permite comprender o que fixeron en Betanzos, o que tamén nos vincula co resto de Europa da época. O Pasatempo é un recurso patrimonial, máis cosmopolita que nos permite acceder a outro público, a un tipo de patrimonio diferente que se diferencia do tradicional e único no mundo. É algo que nos fai únicos, por iso creo que cada vez hai máis xente que comeza a valoralo, polo menos a xente moza, non así o concello ou os cargos públicos.

AP e MC: O patrimonio é o que nos transmiten as xeracións pasadas de moitos xeitos. Temos unha responsabilidade, queremos coñecer e recoñecer valores do pasado co compromiso de transmitilo. Pero cada vez é máis difícil, somos un país que sufriu a colonización e os estragos do seu pasado, as súas orixes e as súas raíces e queda moi pouco en condicións minimamente adecuadas. Vivimos isto con certa urxencia, non podemos demorar en salvagardar o pouco que queda. Somos unha xeración desconectada e deseducada. Implica un dobre desafío: gardalo e transmitilo.

Como pode axudar a arte a coidar e responsabilizarse desas raíces?

A: A arte pode ser o que une todo o patrimonio de Betanzos co Pasatempo. O parque orixinal tiña 90.000 metros cadrados e hoxe só queda un sétimo do que era. Unha das accións que se baralla é, na parte que xa desapareceu, facer algo que non tiña nada que ver co Pasatempo orixinal senón levar a xente a pensar por que está alí. A arte funcionaría como unha porta ao pasado ou ao que queda debaixo dos nosos pés e xa non podemos ver.

AP y MC: Que se poden facer cousas, independentemente do traballo artístico que se faga, xa só polo vínculo que se crea entre as persoas. Por iso, o proceso é clave, porque a arte pode colaborar tecendo redes, poñendo en práctica a colaboración.

Este proxecto reúne a gran parte da súa comunidade de veciños, como foi este proceso de intercambio colectivo? Que conclusións principais sacarías?

A: A pandemia fixo que todo fose máis complexo e fixo que a xente se desenganche. As veces que fixemos actividades, como o Viño do país ou a conversa camiñada funcionaron moi ben; pero nun lugar tan pequeno é difícil manter á xente involucrada. Para conseguir o que se pretende na parte baixa do parque, é necesaria moita máis mobilización, explicando máis o que quere facer. Aínda que se publica na prensa, a xente non chega a entender qué es esto de facer unha obra de arte. Con este traballo de sensibilización trátase de non ver a obra como un “anexo pegado”, senón como unha parte máis do legado de García Naveira, neste caso, transmitido polos propios veciños.

AP y MC: O proxecto deu a oportunidade de coñecer xente como a Asociación de Amigos do Parque do Pasatiempo ou o grupo de música tradicional Pesquedellas. De feito, grazas ao proxecto, reuníronse persoas coas que estamos a promover un nodo da Rede do Rural en Betanzos. Precísanse máis lugares de encontro, non pode ser que antes non nos coñecésemos. Temos que estar máis unidos.

Unha vez rematado o proxecto, que che gustaría ver? Como ve a responsabilidade de coidar o traballo?

A: O traballo do que se falou é facer unha intervención nas aforas do Pasatempo, o que requirirá unha atención futura que dependerá de nós e das administracións, e non podemos poñer a man non lume por estas persoas. Gustaríame que se lembrase como se viviu todo o proceso xuntos, pero sobre todo para conseguir xente que, aínda que non participou en todo o proceso, baixe ao Pasatempo e saiba que este traballo é un traballo en comunidade e forma parte do parque. Tamén teremos que explicar por que estamos a favor de que se gasten cartos en facer unha obra de arte contemporánea, cando o parque está en ruínas e non está aberto á xente.

AP e MC: Que sexa un traballo perpetuo e que perdure a forma de xestionalo, o espírito de xestión colectiva. Moitas veces o mantemento do que fas é máis importante que o traballo en si. Teremos que darlle vida ao traballo e permitirnos seguir ligados, para que o mantemento poida manter o vencello entre as persoas. De feito, para min (AP) sería o significado profundo do proxecto, se fose algo puntual e non deixase pegada humana, social ou comunitaria, non tería sentido. Que os veciños sintan un vínculo co traballo e de aí sairá o compromiso de coidalo e o requisito de mantemento, se finalmente unha administración asume o traballo resultante.