×
Share
Entrevista 09.04.2021

“Las bibliotecas son un lugar para experimentar con el uso del conocimiento”

Entrevista al artista de la concomitancia de la Biblioteca de la Facultad de Bellas Artes de la Complutense de Madrid, Iván Argote (Bogotá, 1983).



¿Cómo actualizar los modos de hacer de una biblioteca? ¿Y cómo afrontar esta transformación desde una propuesta artística? La concomitancia de la Biblioteca de la facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid explora la respuesta a estas preguntas de la mano del artista elegido, Iván Argote (Bogotá, 1983). En su primera visita a la biblioteca a finales de marzo, el artista afincado en París se conecta con una línea de trabajos previos en el espacio público que abordan las tensiones y potencias de estar juntos, como las recientes instalaciones en las universidades francesas de la Sorbona y SciencesPo que está en estos momentos realizando. La idea aquí es seguir experimentando con las formas de colectividad y encuentro que las bibliotecas generan, para en definitiva, proponer una obra que celebre nuevas formas de estar, estudiar e imaginar juntos.

¿Cuál es tu relación con las bibliotecas?

Desde Colombia, cuando empecé la universidad, tuve una relación bien especial con las bibliotecas, con un grupo de amigos nos inventamos estrategias para navegarlas de otras formas. Fue un lugar paralelo a la universidad y a mis estudios, donde experimenté con mi hacer. De hecho, hice varias instalaciones, en complicidad con las bibliotecarias con las que establecí una relación de amistad. Las bibliotecas han sido un lugar para aislarme y recoger mis pensamientos, pero también para experimentar con el uso del conocimiento y de cómo abordar tanta información, generando estrategias de juego, mucho juego.

En el marco de la Facultad de Bellas Artes de la Complutense, ¿cómo ha sido tu primera impresión?

Me recuerda un poco a mi universidad en Colombia, el ambiente universitario y de la biblioteca me gusta mucho, con los libros muy visibles y presentes, algo que no sucede en muchas bibliotecas. Además, el uso de las facultades se siente, el uso diario de las cosas, de las mesas, de los lockers, de las puertas... un contexto distinto al de una exposición, donde, al menos parece, no tener uso o no tener desgaste.

"Deberían hacerse más proyectos así, en diálogo con un contexto particular. Pero está muy bien trabajar de forma independiente, eso también es necesario, no todo el arte debería ser contextual"
Iván Argote, artista de Biblioteca Bellas Artes UCM

Hoy estás inmerso en dos proyectos en estos mismos entornos, en SciencesPo y en la Sorbonne de París.

Son dos comisiones públicas importantes. La de la Sorbona es en la nueva facultad, Sorbonne Nouvelle, para un proyecto nuevo de arquitectura, en el que llevamos trabajando unos tres años. En él participé y trabajé con los estudiantes que nos enviaron miles de frases que les parecían interesantes de su cultura, de su lengua, de sus referencias, y con eso construí y edité unos textos que van a estar repartidos por todo el lugar. El proyecto de SciencesPo es también para una facultad nueva, similar y más reciente que el de Sorbona, con los estudiantes de esta universidad hicimos un taller para enfrentar una escritura más sentimental con una escritura más política.
Por tanto, sí, me interesa hacer una comisión que tenga contacto con las personas que van a habitar el lugar, más que yo. En este caso, en una facultad que está ya en uso, es aprender a colaborar con una administración que ya existe, con unos espacios que ya tienen sus propios usos y una vida independiente, más allá de lo que cualquier arquitecto pueda llegar a imaginar. Es bonito venir a observar, tratar de impregnarse y generar otros protocolos de colaboración.

Concomitentes propone la creación de arte respondiendo a un deseo ciudadano. ¿Cómo te inspira, limita o determina este deseo?

El hecho de que comencemos esta colaboración tiene que ver con la manera en la que yo he trabajado antes, una manera en la que me gusta ser muy permeable al contexto, me parece muy difícil venir a implantar algo en un lugar en el que soy ajeno. Existe una especie de placer de conocer desde el lenguaje, desde palabras hasta rincones o usos, construir una complicidad con la gente, con el lugar. Por tanto, el desafío y la complejidad es poder generar algo que vaya en ese sentido.

¿Cómo dirías que el arte debe hablar y conectarse con la ciudadanía?

Es bueno también poder aislarse o generar discursos más abstractos. Pero sí creo, además en este momento, que se necesita tener interacción, cercanía, contacto.

"Es muy temprano aún para saber, pero si hay varias cosas que me parecen interesantes. Una es la forma arquitectónica, como hay unos espacios que me parecen interesantes que están en desuso o que tienen otros usos"
Iván Argote, artista de Biblioteca Bellas Artes UCM

¿Existe una línea común que conecte toda tu obra?

En mi trabajo hay varias preguntas que son importantes, que tienen que ver que la relación que tenemos con la historia, con el pasado, con el patrimonio; pero hay una pregunta que atraviesa todas esas cuestiones sobre cómo, a través de la manera en que nos relacionamos con el otro, podemos preguntar o criticar nuestra relación con la historia, con el poder o con la economía. Siempre ha existido una preocupación por generar acciones con otros en la calle, en los transportes, en lugares, en museos, afuera o en un parque, pero también me gusta hacer estructuras o esculturas que son usables, que uno se puede sentar o que son móviles, para interactuar con otros desde el juego.

¿Sabes qué línea explorar para la obra de Concomitentes?

La relación con lo vegetal y obviamente la relación con la biblioteca y cómo ésta puede hacer algo más tentacular, no solamente dentro de esta facultad y de este perímetro de cien metros, sino tal vez ir más allá, de otra forma no necesariamente física. Por ahora son nociones, no hay ninguna idea o una iluminación directa, es un proceso que viene con la observación, con la experiencia, con un poco más de trabajo.

¿Cómo ha sido tu primer encuentro con los comitentes y con el encargo?

Venir hoy y descubrir la facultad, la biblioteca, es bastante tierno. Es como conocer a una persona, a un ente. Hay un catálogo en el que dejé una pequeña dedicatoria para la biblioteca que decía "encantado de conocerte, seguro nos vamos a aprender a conocer mejor". Por ahora ha sido una experiencia bien agradable, hay mucha información que tengo que procesar. Creo que puede ser algo que nace de aquí y que, como los libros, se va por cualquier camino, como el laberinto que es y que pueda llegar a cualquier parte.